Marzo femenino: Noe Gil

Cuando empecé a pensar en las mujeres a las que me gustaría entrevistar, Noe Gil fue de las primeras en venirme a la cabeza. La conocía porque tiene una de las cuentas de Instagram con mejor contenido, más naturales e inspiradoras y además es de esas personas de las que te encantaría ser amiga. Creó y vendió su propia empresa para terminar siendo mentora y tiene dos hijos. Y todo esto, como ella dice, ¡antes de los 30 años!

No te pierdas todo lo que me contó sobre feminismo, emprendimiento y maternidad.

¡Hola Noe! Por si hay alguien que todavía no te conozca, cuéntanos un poco sobre ti y a qué te dedicas.

¡Hola! Pues soy Noe y tiemblo cada vez que me hacen esa pregunta ;). Soy muchas cosas y me cuesta elegir una sobre las demás, porque me identifico como multiapasionada.

Soy madre, empresaria, emprendedora. Estudié publicidad y relaciones públicas y tras 10 años al frente de mi propia tienda online Made with Lof, tras vender la empresa, me he convertido en mentora de emprendedores en Melon Blanc para ayudar a otras empresas digitales a montar un #putoplan y alinear sus negocios con sus propias vidas. Me gusta hablar de comunicación, redes sociales, productividad, procesos y reestructurar bases de negocio para que los emprendedores sean más felices y productivos con sus proyectos.

Este año también me voy a convertir en podcaster y voy a crear cursos online más accesibles para que todo el mundo tenga un #putoplan.

-Como has comentado, en tus mentorías ayudas a mujeres emprendedoras con sus proyectos. ¿Qué miedos o frenos a la hora de emprender son los que más se repiten en las mujeres con las que trabajas?

Los miedos y frenos con los que me encuentro son en gran parte personales, están mas relacionados con la persona que con la empresa. Miedo por fracasar, autoestima muy baja, falta de apoyo, no tener la capacidad de delegar o pensar en grande. ¡Y falta de organización y planificación, sobre todo! He detectado que es una de las cosas más complejas para los emprendedores que trabajan en solitario: tener un #putoplan o estrategia en sus proyectos que los tengan en cuenta a ellos también. Mujeres que trabajan en piloto automático, que no se anteponen a sus proyectos y terminan abandonando porque se queman y trabajan sin diseñar unas condiciones que les beneficien. ¡Si eres tu propia jefa todo debería empezar por crear el contrato de trabajo de tu vida, no el contrato de trabajo que te putee la vida!

¿Crees que el feminismo ha tenido algo que ver con la manera en que las mujeres quieren estar presentes en el mundo laboral, por ejemplo emprendiendo para intentar evitar el techo de cristal?

Sin duda, es un impulso maravilloso que se ha visto multiplicado y contagiado por el gran ejemplo de otras mujeres que empezamos a dar el paso hace muchos años para encontrar una alternativa de trabajo que nos permitiera ser más LIBRES. Eso sí… hay que promover esa idea de emprendimiento femenino con muchísima responsabilidad, contando lo bueno y LO MALO. Porque esa libertad y conciliación solo se consigue emprendiendo y teniendo las cosas muy, muy claras y alineándose continuamente con tus valores. Somos muchas las que emprendimos por pasar más tiempo con la familia y en cambio nos perdemos trabajando más horas que si estuviéramos trabajando para otros. Es muy fácil perderse y estar en equilibrio con tus valores, por eso siempre propongo una evaluación continua de tu #putoplan y recalcular siempre que te pierdas una y otra vez en tu propio proyecto.

-Antes de convertirte en mentora estabas al frente de Made with Lof, una tienda online y física de productos de papelería y manualidades. ¿Cómo decidiste pivotar hasta la mentoría?

Desde los inicios de Made with Lof siempre me ha encantado compartir mis aprendizajes y ayudar a otros emprendedores que se iniciaban explicándoles lo que me había funcionado a mí o las cagadas que había cometido y dar consejo. Lo hacía de forma gratuita cuando tenía la tienda y cada vez más me lo pedían de forma oficial, así que decidí empezar a cobrar por ello cuando vi la cantidad de tiempo que me consumía. Me sentía tan cómoda en esa situación y lo hacía desde la experiencia, ayudando en lo que yo conocía de e-commerce, tienda física, gestión de equipos, comunicación y marketing online, etc.  ¡Tuve que luchar contra el síndrome del impostor y con mucho apoyo de mis compañeras de Melon Blanc, decidí dar el paso a formalizar mi nuevo rol de mentora! Ahora soy inmensamente feliz ayudando a otras emprendedoras. Estoy en continua evolución y aprendizaje, probando mil cosas con mis propios servicios para seguir poniéndolo todo a prueba y crecer a la misma vez que sigo ayudando.

Alguna vez has dicho que una de las razones por las que decidiste dejar la tienda física fue la necesidad de conciliación. ¿Piensas que tiene algo que ver el resurgir del emprendimiento femenino de los últimos años con esa necesidad de conciliar?

Pienso que ha sido un cúmulo de circunstancias los que se han dado: por un lado, el ejemplo que citaba antes de mujeres que tomamos la decisión de amoldar nuestros negocios a los valores que en ese momento teníamos y que en mi caso eran mis hijos. También surgieron hace unos años negocios digitales y plataformas que han hecho que sean posibles proyectos que se puedan ejecutar desde casa y con muchísima flexibilidad. ¡El negocio digital, las tiendas online, las redes sociales como altavoz han supuesto un brutal avance para que la mujeres y los hombres diseñen una nueva vida laboral!

Y actualmente, ¿qué medidas crees que deberían tomarse para conseguir una conciliación real? 

Primero de todo, un trabajo brutal personal a nivel de desarrollo y mentalidad por parte de las que somos madres. Ayuda a nivel de mindset para que no nos machaquemos mentalmente y nos culpemos de mil cosas, es difícil estar todo el día encontrando el equilibrio de ser la mejor madre y la mejor empresaria.

Creo que cada uno tiene unos ideales de conciliación diferentes, cada familia tiene unas necesidades y unas condiciones diferentes para encontrar su conciliación REAL. Unos pactos o planificación familiar, que estoy segura de que cada una lucha por encontrar la que mejor funcione en su propia casa para los padres-hijos dentro de sus posibilidades, pero con ayuda estatal para las empresas-autónomos todo sería más fácil.

-Y ya para terminar, ¿nos recomiendas algún libro, película o serie que te haya gustado últimamente y que quieras compartir?

En relación con esta entrevista os recomiendo el libro de Una mamá empoderada de Lisa Druxman, fundadora de Fit4mom. Cómo recuperar tu tiempo y a ti misma mientras crías a una familia feliz y saludable.

El libro Misión Emprender de Raimón Sansó y Sergio Fernández también es un libro de cabecera si estás emprendiendo.

Mil gracias a Noe por su generosidad. ¡Espero que os haya gustado la entrevista tanto como a mí hacerla!

Recuerda que durante todo el mes de marzo voy a hacer una serie de entrevistas a distintas mujeres relacionadas con el feminismo. En la anterior, estuve hablando con la creadora de HELLO NIPPLE, un proyecto para dar voz a la sexualidad femenina. Si te la perdiste, puedes leerla AQUÍ.

¡Nos vemos dentro de unos días con una nueva entrevista!

One reply on “Marzo femenino: Noe Gil

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *